EL CEREBRO TRABAJA CON CÓDIGO BINARIO

EL CEREBRO TRABAJA CON CÓDIGO BINARIO

Ricardo Martín Almada
14/04/2019

La psiconética (cibernética de la mente) se basa en que el cerebro y el sistema nervioso humano tiene un funcionamiento igual al de las computadoras. Podemos borrar programas maliciosos (virus) mentales mediante las visualizaciones de borrado e instalar nuevos programas mediante afirmaciones, audios, binaurales, etc.

En este escrito demostraremos qué tan parecido realmente es el funcionamiento cerebral al de una computadora, celular o cualquier dispositivo digital actual. Seguramente nos hemos preguntado cómo hace un chip para procesar información. Si vemos un chip por dentro, veremos que es un montón de cables microscópicos de silicio, que transportan electrones. Entre estos pequeños cables, la señal se prende o se apaga mediante unos interruptores que se llaman transistores. Pero ¿Cómo la computadora entiende qué hacer y qué no hacer mediante estas señales? ¿Cómo se transforman señales de electrones en información? (Aquí se puede ver en detalle cómo funciona un chip por dentro https://www.youtube.com/watch?v=HX1Sxg4avKI)

Las neuronas son como éstos chips, y también transportan electrones a grandes velocidades, que son interrumpidas o no, y son las señales que determinan cuándo un neurotransmisor va a ir de una neurona a otra mediante la sinapsis.

Ahora bien, lo interesante viene cuando entendemos qué es el código binario. El código binario es el lenguaje de los chips, y está compuesto exclusivamente de ceros y unos. Cuando introducimos por ejemplo la letra A minúscula en el ordenador, el chip envía la siguiente señal: 01100001. Así, cualquier información, procesamiento, audio, video o todo lo imaginable, los chips lo procesan en larguísimas filas de miles o millones de números binarios.

En lenguaje binario, 0 significa: apagar y 1 significa prender. Es decir, es una secuencia en que el chip envía o no envía (activando la llave transistor) electrones, a grandes velocidades, y son esas secuencias las que se traducen en diferentes acciones. Cualquier operación que hagamos es solamente un encendido y apagado de los electrones a través del silicio a grandes velocidades, en la que las distintas combinaciones significan distintas operaciones.

El cerebro humano opera igual. Las neuronas, al enviar impulsos nerviosos, lo hacen en código de encendido o apagado en secuencias, y cada secuencia significa acciones diferentes. Los neurofisiólogos Ingvars Birznieks y Richard Vickery, de la Universidad Nueva Gales del Sur, “han conseguido romper el código nervioso que permite al cerebro interpretar la información que recibe de los sentidos. De esta forma, han abierto la posibilidad de enviar señales al cerebro en su propio lenguaje para conseguir que una prótesis sea percibida como un órgano natural, entre otras posibles aplicaciones.“https://www.tendencias21.net/Descifrado-el-codigo-cerebral-…
“Los impulsos nerviosos se transmiten mediante un código binario, es como su teléfono móvil», declaró Birznieks textualmente.

Cada operación nerviosa, desde mover un dedo hasta pensar, tiene su propio código binario, y es así como se diferencian los impulsos nerviosos: secuencias de encendido apagado. Podemos llamarle ceros y unos o llamarles como puntos y rayas como el código morse, o como querramos, lo importante es que son secuencias de encendido y apagado.

El avance informático más nuevo son las computadoras cuánticas. En enero de 2019 se lanzó la primera versión comercial. ¿En qué consisten? Una computadora es más veloz cuando se compone de más capacidad de procesamiento de más órdenes en menos tiempo, por lo tanto han aumentado en los años la velocidad aumentando el número de transistores y el largo de las cadenas de silicio. Llega un momento en que físicamente ocuparían demasiado espacio, ya que los chips ocupan un espacio físico determinado, y esto fue el mayor obstáculo para el avance de la velocidad y capacidad de las computadoras. Sin embargo, la informática cuántica resuelve este problema, ya que logra que el encendido sea apagado y viceversa según la necesidad. Es decir, en lugar de necesitar varios chips, un mismo chip y cadena puede servir para infinitas órdenes. El cero puede ser uno y el uno puede ser cero a conveniencia. Como vemos, la informática del futuro es no aristotélica.

No somos muy diferentes a las máquinas, y únicamente al entender esto podremos avanzar en el conocimiento de nosotros mismos.