EL TERERÉ – Ricardo M. Almada

Desde tiempos remotos el Tereré fue, es y seguirá siendo el eterno compañero del pueblo paraguayo, con sabor a tierra, sol, y lluvia, acompañados por el lejano canto, sangre, sudor y sacrificio del Mensú Yerbatero, seguiremos galopando, porque es parte de nuestra historia, tradición y cultura.
El tereré en su suprema jerarquía, bendice a los que lo consumen, como la Diosa Naturaleza a la tierra y sus hijos. La magia del Tereré, no claudicará, no morirá, seguirá vigente, por los siglos de los siglos.
Agua en la jarra, perdudilla, raíz de coco y koku, machacados en el mortero, yerba en la guampa, el Tereré oficia su sacerdocio, otorgando su bendición, a una, dos o tres personas, saciando la sed, entrelazando nuevas amistades ,cerrando negocios o proyectos, ideales.
Deseo que la magia del Tereré nos una a Todos los Paraguayos, para reconstruir un Nuevo Paraguay, que caminemos por el nuevo sendero, en el cual podamos fusionar nuestros anhelos, para crecer todos juntos. Que llevemos como bandera, la fe en Dios, en nuestra Patria y vivamos prósperamente, siendo solidarios, fraternos.
Que la Magia del Tereré, nos otorgue la oportunidad equitativa y cualitativa a toda la población , para que nuestra sociedad adquiera un nuevo impulso, un nuevo vigor social y económico.

 

nationalday-terere